Frecuentemente la gente cree que cuando les colocan el suero en las venas el tiempo de su recuperación se reduce. Primero debemos saber muy bien qué es el suero. Se trata de líquidos que está compuesto por sodio y potasio, muy parecido al que poseemos en la sangre.

El suero solo nos aporta entre 200 a 300 calorías por cada litro que tiene. También carece de proteínas y lípidos que se necesita para tener una buena nutrición mientras estamos convalecientes.

Un paciente enfermo que está internado en un hospital necesita entre 20 y 30 calorías por kilogramo de su peso del cuerpo. Entonces, una persona en estado crítico debería recibir 1,400 a 2,100 calorías al día.

En caos no recibas esta cantidad, nuestro organismo toma como fuente de energía los músculos, originando así la pérdida de peso y el deterioro progresivo de nuestros órganos.

Ads

Los familiares de los pacientes deben tener en cuenta los síntomas de la desnutrición hospitalaria. Entre los cuales se encuentra los siguientes:

  1. Cuando pierdes peso mayor de 5 kilos en los 3 primeros meses de hospitalización.
  2. Caída de cabello abundante.
  3. Aparición de edemas en el cuerpo del paciente.

Entonces, podemos deducir que los sueros no son una fuente de energía sino solo una mecanismo de hidratación, que igual se necesita para combatir la enfermedad.

Ads