Cada vez hay más personas que padecen del síndrome de piernas inquietas, esta básicamente consiste en mover involuntariamente las piernas.  Suele ser como un tic nervioso y se puede controlar al principio. Esto puede desencadenar que la persona presente sacudidas repentinas o espasmos involuntarios.

Los síntomas son muy relativos. Algunos pacientes advierten una sensación de quemadura, hormigueo o mucha presión en las piernas. Generalmente, cuando se sienten estos factores las personas se frotan las piernas con agua fría. Esta sensación puede llegar a inmovilizar dicha zona del cuerpo.

Los problemas se agravan durante la noche debido a su ritmo circadiano. Es frecuente que estas personas padezcan de trastornos de sueño, no pueden dormir y siempre requieren mover sus piernas.

¿Cómo podeos saber que padecemos este síndrome? Si sufres de esta enfermedad, debes tener en cuenta los siguientes puntos de diagnóstico:

Ads
  • Sensación irreparable de mover las `piernas
  • La situación se empeora cuando estás mucho tiempo recostado.
  • Los efectos suelen desaparecer cuando se mueven las piernas, y vuelven a aparecer cuando el movimiento cesa.
  • Los síntomas se agravan cuando termina el día y luego de la cena.

Los tratamientos que puedes seguir en caso padezcas este problema son los siguientes:

  1. Fármacos que incrementan los niveles de dopamina.
  2. Relajantes de los músculos.
  3. Medicamentos que ayuden a dormir