En algunos países hay personas mayores que comúnmente presentan mucho sobrepeso e inconscientemente no se dan cuenta de que esto les esta pasando, estos problemas les suceden sobre todo por el afán de esconder algunos sentimientos.

Ads

Este problema ha sido objeto de estudio por muchos años, y se le dio importancia por la única curiosidad de controlar algo que se estaba saliendo de las manos sin saberse cuales eran los motivos por lo que esto estaba sucediendo.

Los estudios se orientaron a investigar a la cantidad de personas que, de un momento a otro, sin razón o motivo aparente, comenzaban a engordar.

¿Por qué se come para ocultar los sentimientos?

Ads

Es tan sencillo determinar esto, inicialmente no conocemos la capacidad que tiene nuestro corazón para poder dictaminarlo todo o como si fuese el que debería controlar todo.

Y ciertamente, existe una relación muy estrecha entre el corazón y el estómago, tal cual como la relación estrecha que existe entre el corazón y el cerebro por las neuronas que tiene el corazón.

Muy pocos conocen la forma de comunicación que tiene el cerebro con el corazón, y es que el mismo también posee neuronas, lo que hace sencilla la comunicación con ciertas áreas del cerebro.

Ads

La relación entre el estómago y el corazón se encuentra muy estrecha, y todo comienza a partir de esas mariposas en el estómago que decimos sentir cuando éramos pequeños o durante la adolescencia.

Dicha sensación se explica junto con la relación que tiene el cerebro y el corazón, porque como se sabe, el cebero es el único que abarca prácticamente todas y cada una de las instalaciones del cuerpo humano.

Cada una de las personas se rige por el cerebro, y algunas personas se limitan a comer por el simple hecho de esconder las cosas que sienten.

Ads

¿Cuáles son los síntomas?

  1. El hambre comienza a ser constante de un momento a otro sin previo aviso, lo cual deja en claro que ocurre de manera contraria a la física que es gradual.
  2. Durante el tiempo en el que se ingiere la comida, simplemente lo haces porque sientes que comiendo llenas un vacío. No porque tengas hambre, sino porque intentas llenar a toda costa ese vacío.
  3. Existe una satisfacción casi completamente inmediata al ingerir, por ejemplo, comida chatarra o comida que es muy baja en lo saludable.
  4. Sin importar que estés lleno sigues comiendo, porque sientes fuertemente una necesidad de que necesitas seguir ingiriendo.
  5. Luego de comer, se siente una culpabilidad.
  6. Durante el tiempo donde se ingiere se siente la calma como si con cada bocado se sintiera saber lo que va a pasar.

Es importante tener en cuenta que esto podría llevar fácilmente a una persona a un trastorno de desorden alimenticio, por tal motivo no es recomendable comer para esconder lo que se siente.

Y la mayoría de las personas le ocurre por el simple hecho de que realizan esto de manera inconsciente, pero si alguno de estos puntos de calzó a perfección es importante obtener ayuda o dejar de hacerlo.

Ads

La alimentación balanceada debe ser parte de la vida de las personas, y los sentimientos no se deberían esconder; sin embargo, no es algo que se decide sólo, pero sí tiene solución.