Someterse a una amputación siempre es una experiencia difícil ya que compromete dolores tanto físicos como psicológicos. Toda persona con una parte amputada experimenta cambios emocionales como miedo, ansiedad, soledad, tristeza y dudas. La amputación es un caso externo cuando no se puede solucionar alguna enfermedad.

Durante este problema la persona pasa por muchas fases psicológicas. Se recomienda, en principio, que la persona comprenda que pasar por todas etapas es normal y debe ser tolerante consigo mismo y con las personas que lo rodean.

Cuando pierdes una parte de tu cuerpo existen dos tipos de tristezas que son la anticipatoria y la normal. El primer tipo de tristeza está relacionada al riesgo de perder la vida durante la intervención quirúrgica.

Ads

A continuación, te explicaremos las 5 fases por las que pasa toda persona que ha experimentado una amputación:

  1. Negación: es la primera fase que pasa una persona en la que no acepta su situación.
  2. Rabia: siempre busca culpable de su situación actual.
  3. Regateo: reemplazan la realidad de su amputación.
  4. Depresión: esta es la etapa más difícil. Se presenta a través de un sueño excesivo, emociones negativas, desesperación e, incluso, sensación de riesgo de muerte.
  5. Aceptación: La vida se vuelve normal en esta etapa y ayuda a las demás personas a aceptar su realidad.
  6. Tristeza: es normal que en ocasiones se aísle del mundo o experimente situaciones violentas, ideas suicidas y evasión del recuerdo de la amputación.