No hay mejor forma para tu hijo manifestar sus sentimientos a través de los berrinches. Estar tranquilo es la mejor recomendación que debes hacer en esos momentos. Estos berrinches generalmente se basan en gritar, llorar, patalear o echarse al sueño.

Si tu niño hace esto, solo debes prestarle un poco más de atención. No reniegues con él porque por su poca experiencia en la vida no sabe otra forma de conseguir lo que quiere.

En esta oportunidad te explicaremos 5 consejos para que evites una gran cantidad de berrinches en el día:

  1. Debes identificar si se trata verdaderamente un berrinche o quizá tu niño trata de manipularte. Esto suele pasar en caso los berrinches sean repetitivos.
  2. Trata de sacarlo del lugar de los berrinches y llévalo a un lugar más tranquilo para que no sienta tanta tensión.
  3. Conversa con él cuando haga un berrinche. Transmítele tranquilidad para que se pueda calmar. Cuando pase el tiempo, él aprenderá mejor a expresar sus sentimientos.
  4. Cuando esté calmado, trata de felicitarlo y recomiéndale que el estado de tranquilidad es mejor que llorar efusivamente.
  5. Cuando todo haya culminado háblale con voz dulce y sé paciente.