En la actualidad se está evaluando una ley en  el  Congreso de Estados unidos para restringir o limitar el acceso de bebidas energizantes hacia menores.

Ads

En ese mismo trayecto de tiempo salieron a la luz estudios que afirman que los elementos negativos son mayores que los efectos positivos en las bebidas energizantes, y sobre todo en jóvenes.

En Europa, un estudio español estimó una tasa  donde  el 60% de los jóvenes que no cumplían la mayoría de edad consumían estas bebidas. Empezando a consumirlas sorprendentemente a la  edad de diez años.

En Estados Unidos, desde el 2012,  son cada vez más los jóvenes también mayores de edad que llegan a la sala de urgencias en graves condiciones por estar combinando bebidas energéticas con alcohol o fármacos, trayendo un sinfín de problemas.

Ads

Dándoles a entender también a los usuarios, que los mismos fabricantes, en su etiquetado no colocan los ingredientes exactos o los omiten.

¿Qué provocan?

  • Pueden dar pie a enfermedades como la diabetes, sobre todo si se lleva una vida sedentaria y una dieta rica en azúcares y grasas
  • Por su exceso de cafeína, afectan el organismo de los menores que están en desarrollo, sobre estimulando su sistema nervioso
  • Se comprobó también que el efecto que causan después de un ejercicio es casi nulo, y lo que hacen es perjudicar al organismo
  • De hecho, al estimular el sistema nervioso, crean trastornos como la ansiedad y el síndrome de abstinencia.
  • Contienen ingredientes como la quirina y la taurina que son nocivos para la salud e incluso cancerígenos
  • La cantidad de cafeína es tanta que posee igual concentración que una botella de cola sumado a media taza de café ¡Increíble!
  • El abuso de la cafeína en estas bebidas energizantes puede incidir en la aparición de problemas cardiacos como arritmia e hipertensión.
  • Tienen una cantidad aproximada de cafeína de 400mg
  • Al poseer más de 150mg deberían rotularse y decir el enunciado de “Alto en cafeína”

 

Ads

Hola hipertensión

  • El aumento de la misma dependerá de la concentración de la bebida energética y de la dieta, si es una dieta a base de azúcar y grasas hay un 32% de probabilidades que la tensión suba drásticamente.
  • La necesidad de cafeína en las mañanas se puede arreglar con un buen horario de dormir que no exceda las 8 horas y con ejercicio, usándose otras bebidas naturales como té verde, jengibre, o canela, desplazando las bebidas energéticas.
  • Ligarlas con alcohol empeora la situación porque el alcohol deprime al sistema nervioso, causando efectos múltiples
  • El uso prolongado como ya dijimos desencadena problemas del sueño por las frecuencias cardíacas incrementadas e incluso depresión, ya que son jóvenes en desarrollo.
  • Si se tiene antecedentes con problemas cardíacos tienes probabilidad de un 41% de sufrir un episodio cardiovascular si el uso es prolongado.
  • El abuso de drogas como la cocaína en conjunto con estas bebidas, altera el ritmo cardíaco, causando soplos, e hipertensión temprana.
  • Suprime los ciclos de hormonas como la hormona del crecimiento. (GcH)

 

Ads